ASOCBARI - Historia reciente - Proyectos - Gestión - Visiones - Eventos - Financiación

Pueblo Barí - Territorio - Comunidades - Historia - Cultura - Consejo de   Caciques - Fotografías

Amenazas al territorio - Petroleo - Ferrocaril - Carbón - Hídro electrico - Carreteras/Vías - Grupos armados - Cultivos Ilícitos y   Narcotráfico

Mapas

 

 

 

Historia

Räbado Chiaja Yicayna - La lucha continúa

Continuamos nuestro recorrido vía La Gabarra. El camino que hoy se encuentra allí es utilizado por nuestra comunidad para agilizar los pasos y penetrar fácilmente a Vetas donde se encuentran dos bohíos (comunidades) Chicbari y acka, río arriba,  Quiocbocayra río abajo, el frió que sentimos presagiaba la partida de muchos hermanos Bari que murieron en combate y en especial se sienten los pasos de la fuerza en su lucha  de Atoundoura, el primer cacique de guerra de dicha comunidad que muere en combate.
“No recuerdo una fecha…sólo las voces de los Barira, de los guerreros que me cuentan sobre él”, dice Elías Dora, su hijo.

La luz nos guiaba hacia un sitio definido, donde no había  bohíos sólo caminos...  Dejamos atrás La Gabarra, vía Río de Oro y encontramos la comunidad de  Bocsrocbakayra. Años atrás, sus gentes venían a luchar al lugar de lo que hoy en día es la ruta de la pista y caño Tomas situada a una hora de La Gabarra. Allá nos enfrentábamos en  el  Sesenta.

La otra comunidad se denominaba Nancadukayra y estaba al otro lado de la pista de Venezuela. Los blancos bombardearon los bohíos e instalaron las base petrolera de la Colpet y el nombre del bohío fue cambiado por Quackayra que significa petróleo, oro negro, entonces los  blancos encerraron el bohío y los ataques se hicieron constantes.  Instalaron plantas eléctricas que produjeron la muerte de más de 60 Bari electrocutados.

“Los  blancos  buscaron estrategias para acabarnos, tretas como la corriente eléctrica. Nos debilitaron porque sus armas eran más poderosas que las nuestras porque no conocíamos de ello, en esos alambres cables los Bari veíamos colores que nos llamaban la atención y al fin, fuimos más astutos cuando los utilizamos para collares y para el amarre de las faldas, como hemos contado.
Los ataques del blanco continuaron,  quemaron  “Nankadukayra”, uno de nuestros bohíos que llevaba como otros los nombres de las comunidades a las que se pertenecía, esta acción  nos enfureció y cortamos los balancines, los alambres y todo lo que nos pusieron enfrente.
La sagacidad y el sentido de supervivencia fueron nuestras armas junto con nuestras flechas.
Luego de tanta lucha, dolor y muerte las flechas ya no buscaban ninguna dirección.

_______________________________________


Los recuerdos de Arabadoyca

Sabay Shireñoby - La Historia de un lider 

Hoy en día....

regresar                                                                 arriba

  © ASOCBARI 2007                                                                               Disclaimer            Impressum
fireworks2